top of page

¡Suscríbete y descubre cómo reducir tus impuestos y aumentar tus ingresos!

Gracias por registrarte

Cobranza efectiva para pymes: estrategias prácticas para mejorar tu flujo de caja.

La cobranza es una de las actividades más importantes y desafiantes para cualquier empresa, pero especialmente para las pymes. Sin una gestión de cobranza efectiva, el flujo de caja se ve afectado, el riesgo de impago aumenta y la rentabilidad se reduce.

Por eso, en este artículo te vamos a compartir algunas estrategias prácticas para dominar la cobranza y mejorar la salud financiera de tu negocio.


Una cobranza efectiva para pymes te permite tener un flujo de caja positivo: una imagen de un empresario sonriente con su teléfono y su tableta con gráficos.
Empresario sonriente sosteniendo un teléfono y una tableta con gráficos de su flujo de caja.

¿Qué es la cobranza efectiva para pymes y por qué es vital para tu negocio?


La cobranza es el proceso de gestionar el cobro de las facturas que emites a tus clientes por los productos o servicios que les vendes. Es una actividad fundamental para la salud financiera de tu negocio, ya que te permite mantener un buen flujo de caja, es decir, la entrada y salida de dinero de tu empresa.

El flujo de caja es el indicador que te muestra si tu negocio es rentable o no, si puedes pagar tus gastos operativos, si puedes invertir en tu crecimiento, si puedes acceder a créditos o financiamiento, etc. Si tu flujo de caja es positivo, significa que tienes más ingresos que egresos y que tu negocio es sostenible. Si tu flujo de caja es negativo, significa que tienes más egresos que ingresos y que tu negocio está en riesgo.

La cobranza es una de las principales fuentes de ingresos de tu negocio, y por eso debes gestionarla de forma eficiente y profesional. Si no lo haces, puedes sufrir las consecuencias de la morosidad, es decir, el retraso o el incumplimiento en el pago de tus clientes. La morosidad puede afectar gravemente tu flujo de caja, tu rentabilidad, tu reputación y tu relación con tus clientes.

Por eso, en este artículo te vamos a enseñar algunas estrategias prácticas para que puedas realizar una cobranza efectiva para pymes, que te permita cobrar a tiempo, reducir la morosidad, mejorar tu flujo de caja y mantener una buena relación con tus clientes.


¿Qué tipos de cobranza existen y cómo elegir el más adecuado para tu negocio?


Existen diferentes tipos de cobranza que puedes aplicar en tu negocio, según el tipo de cliente, el tipo de producto o servicio, el plazo de pago, el monto de la factura, el nivel de morosidad, etc. Los más comunes son:

  • La cobranza preventiva: Es la que se realiza antes de que venza el plazo de pago, con el fin de recordar al cliente su compromiso y evitar el retraso o el incumplimiento. Se puede hacer por medio de llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos, etc. Es una cobranza amable y cordial, que busca reforzar la confianza y la fidelidad del cliente.

  • La cobranza persuasiva: Es la que se realiza después de que venza el plazo de pago, con el fin de reclamar al cliente el pago de su deuda y ofrecerle alternativas de solución. Se puede hacer por medio de cartas, correos electrónicos, llamadas telefónicas, visitas personales, etc. Es una cobranza firme y respetuosa, que busca persuadir al cliente de que pague lo antes posible y evitar que la deuda se agrave.

  • La cobranza coactiva: Es la que se realiza cuando el cliente no ha pagado su deuda después de varios intentos de cobranza persuasiva, y se recurre a medidas legales o judiciales para exigir el pago. Se puede hacer por medio de abogados, notarios, tribunales, etc. Es una cobranza severa y estricta, que busca recuperar el dinero por la vía legal y que puede implicar el embargo o la ejecución de garantías.


Para elegir el tipo de cobranza más adecuado para tu negocio, debes tener en cuenta los siguientes criterios:

  • El perfil de tu cliente: Debes conocer a tu cliente, su historial de pago, su situación financiera, su nivel de satisfacción con tu producto o servicio, su grado de fidelidad, etc. Así podrás adaptar tu cobranza a sus necesidades y expectativas, y evitar que se sienta ofendido o molesto.

  • El tipo de producto o servicio: Debes considerar el tipo de producto o servicio que le vendes a tu cliente, su valor, su calidad, su garantía, su duración, su demanda, etc. Así podrás establecer el plazo de pago, el monto de la factura, las condiciones de entrega, las políticas de devolución, etc. que sean justas y razonables para ambas partes.

  • El plazo de pago: Debes definir el plazo de pago que le ofreces a tu cliente, según el tipo de producto o servicio, el perfil del cliente, el mercado, la competencia, etc. Puede ser al contado, a crédito, a plazos, etc. Debes ser claro y transparente con el plazo de pago, y comunicarlo por escrito al cliente, en la cotización, el contrato, la factura, etc.

  • El monto de la factura: Debes calcular el monto de la factura que le emites a tu cliente, según el tipo de producto o servicio, el plazo de pago, los impuestos, los descuentos, los intereses, las multas, etc. Debes ser preciso y detallado con el monto de la factura, y emitirla de forma oportuna y legal, con todos los datos y requisitos que exige la normativa vigente.

  • El nivel de morosidad: Debes medir el nivel de morosidad de tu negocio, es decir, el porcentaje de clientes que no pagan a tiempo sus facturas. Debes hacer un seguimiento constante de tus cuentas por cobrar, y clasificarlas según el tiempo de vencimiento, el monto, el riesgo, etc. Así podrás identificar a los clientes morosos, y aplicar el tipo de cobranza más conveniente para cada caso.


¿Qué mejores prácticas debes seguir para realizar una cobranza efectiva y mantener una buena relación con tus clientes?


Para realizar una cobranza efectiva para pymes, y al mismo tiempo mantener una buena relación con tus clientes, te recomendamos seguir estas mejores prácticas:

  • Define una política de cobranza: Es el conjunto de normas y procedimientos que estableces para gestionar el cobro de tus facturas. Debe incluir los criterios para elegir el tipo de cobranza, los medios y canales de comunicación, los plazos y frecuencias, los responsables y encargados, los incentivos y sanciones, etc. Debe ser coherente con tu estrategia comercial, y comunicada a tu equipo y a tus clientes.

  • Capacita a tu equipo de cobranza: Es el grupo de personas que se encargan de realizar el cobro de tus facturas. Deben estar capacitados y motivados para hacer una cobranza efectiva y profesional. Deben conocer tu política de cobranza, tu producto o servicio, tu cliente, tu mercado, etc. Deben tener habilidades de comunicación, negociación, persuasión, empatía, etc. Deben tener herramientas y recursos para hacer su trabajo, como sistemas informáticos, teléfonos, correos, etc.

  • Automatiza tu proceso de cobranza: Es la forma de utilizar la tecnología para facilitar y agilizar el cobro de tus facturas. Puedes usar software, aplicaciones, plataformas, etc. que te permitan emitir, enviar, recibir, registrar, controlar, gestionar, etc. tus facturas de forma electrónica. Así podrás ahorrar tiempo, dinero, papel, espacio, etc. y evitar errores, fraudes, pérdidas, etc. Además, podrás mejorar la experiencia de tu cliente, al ofrecerle facilidades y comodidades para pagar.

  • Ajusta tu cobranza: Es la forma de adecuar tu cobranza a las necesidades y gustos de cada cliente. Puedes clasificar a tus clientes según su tipo, su conducta, su trayectoria, su riesgo, etc. y ofrecerles alternativas y soluciones personalizadas. Puedes usar un estilo y un vocabulario apropiados para cada situación, y demostrar interés y atención por su caso. Así podrás crear confianza y lealtad con tus clientes, y evitar que se sientan presionados o molestos por tu cobranza.

  • Negocia con tu cliente: Es la forma de llegar a un acuerdo con tu cliente para que pague su deuda, sin perjudicar tu flujo de caja ni tu relación con él. Puedes ofrecerle facilidades de pago, como planes de financiación, descuentos, prórrogas, etc. siempre que sean viables para tu negocio y que no impliquen una pérdida o un riesgo excesivo. Puedes escuchar sus razones y propuestas, y buscar una solución que sea beneficiosa para ambos. Puedes documentar el acuerdo por escrito, y hacer un seguimiento de su cumplimiento.

  • Reconoce a tu cliente: Es la forma de agradecer y premiar a tu cliente por pagar a tiempo, o por cumplir con el acuerdo de pago que hayas negociado. Puedes enviarle un mensaje de agradecimiento, una felicitación, un reconocimiento público, un regalo, un beneficio, etc. Así podrás incentivar su comportamiento positivo, y fomentar su lealtad y satisfacción con tu negocio.

  • Evalúa tu cobranza: Es la forma de medir y analizar el desempeño y los resultados de tu cobranza, y de identificar las fortalezas y las debilidades de tu proceso. Puedes usar indicadores como el índice de morosidad, el índice de cobertura, el índice de recuperación, el índice de rentabilidad, etc. Así podrás saber si tu cobranza es efectiva o no, y si cumple con tus objetivos y expectativas. Puedes hacer un informe de tu cobranza, y usarlo para tomar decisiones y hacer mejoras.


Más artículos de Adactiva.cl


Conclusión

La cobranza es una actividad clave para el éxito de tu negocio, ya que te permite mejorar tu flujo de caja, tu rentabilidad, tu reputación y tu relación con tus clientes. Para hacer una cobranza efectiva para pymes, debes seguir estas estrategias prácticas:

  • Define una política de cobranza

  • Capacita a tu equipo de cobranza

  • Automatiza tu proceso de cobranza

  • Personaliza tu cobranza

  • Negocia con tu cliente

  • Reconoce a tu cliente

  • Evalúa tu cobranza


Si aplicas estas estrategias, podrás cobrar a tiempo, reducir la morosidad, y mantener una buena relación con tus clientes. Así podrás hacer crecer tu negocio, y enfrentar los desafíos del mercado.


Si te ha gustado este artículo, y quieres aprender más sobre cómo mejorar tu cobranza, te invitamos a visitar nuestro blog https://www.adactiva.cl/experiencia-adactiva, donde encontrarás más consejos y recursos para tu negocio.

Además, si necesitas ayuda profesional para gestionar tu cobranza, te ofrecemos nuestros servicios de contabilidad, auditoría, asesorías, y más. Somos una empresa especializada en servicios contables para pymes, con más de 10 años de experiencia y un equipo de contadores y asesores expertos.


Contáctanos hoy mismo, y te daremos una solución a tu medida. Estamos para servirte.

 

Si aun no eres cliente, puedes comunicarte al +56 9 7561 7875 y una ejecutiva te explicará cómo puedes unirte a nuestra comunidad.


Esta y cualquier otra publicación en nuestro sitio web, redes sociales, charlas y cualquier otro medio de comunicación se basa en diversos estudios, investigaciones y recopilaciones de carácter meramente informativo, y no debe ser interpretado como una asesoría o consultoría de ninguna clase.

La utilización del contenido como fundamento para realizar acciones y tomar decisiones es de exclusiva responsabilidad del usuario, liberándose Adactiva® y sus asociados de cualquier consecuencia derivada de sus acciones.

43 visualizaciones

Comments


bottom of page